Fisioterapia tecnológica: ¿Sí o no?

Mucho ha evolucionado todo lo relacionado con las terapias aplicadas en fisioterapia y rehabilitación desde aquellos tiempos en los que, prácticamente, todo el tratamiento se realizaba de forma manual.

En la actualidad han surgido muchas tecnologías que aportan beneficios para el paciente y acortan, en muchos casos, la duración del tratamiento. Actualmente el profesional puede contar con un amplísimo abanico de posibilidades además de todos los elementos “tradicionales” (ganchos, etc.); electroterapia en diferentes modalidades, magnetoterapia, diatermia, ecografía, terapia de vacío, láser (alta y baja potencia), ondas de choque, equipos de tracción… Y un larguísimo etcétera.

Sin embargo, como en todos los órdenes, todas estas tecnologías tienen sus defensores y detractores. Profesionales que aprovechan las ventajas que pueden aportar y profesionales que prefieren continuar “de forma
tradicional”. Como en todo, no todo es bueno para todo el mundo, pero tampoco todo es malo, por lo que, creo, posiblemente “la virtud” esté en el término medio.

Está claro, y en la mayoría de los casos hay estudios clínicos que lo demuestran, que las mencionadas tecnologías aportan soluciones para diferentes tipos de dolencias, sin que ello venga a sustituir el tratamiento “tradicional”, sino que deberían ser complementarios, siempre que la tecnología que se utilice sea la correcta e indicada para la dolencia a tratar. Algo similar ocurre con el campo de la ortésica, dónde hay profesionales que ven en estos productos un apoyo, un complemento al tratamiento y otros profesionales, sin embargo, demonizan su uso.

En la actualidad la mayoría de los centros cuentan con equipamiento tecnológico, aunque sea a nivel básico (electroterapia portátil básica por ejemplo) y algunos, cada vez más, ya están realizando inversiones en diferentes equipos para ampliar las posibilidades de tratamientos dentro del centro aplicando el uso de estas tecnologías. Los centros, en muchos casos, se van especializando cada vez más en tratamientos más específicos y para ello se apoyan en tecnologías como las mencionadas y otras más…

Pero nos gustaría conocer vuestra opinión al respecto, si usáis de estas tecnologías en vuestros centros y cuáles o si no lo hacéis. Y en este último grupo los motivos para no hacerlo. Por supuesto, para lo que sí usáis, también conocer vuestros argumentos para hacerlo, saber qué os aportan, etc.

Os invitamos a comentarlo aquí o en nuestra página de Facebook.

¡Ah!, y para lo que sois de tecnología aprovechar para invitaros a un evento presentación gratuito que tendrá lugar en Zaragoza, en el que sólo hay que inscribirse enviando esta ficha

¿Te animas a compartir tu opinión sobre el uso de tecnologías?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s